Noticia

Bilbao instala desfibriladores en sus siete campos de fútbol municipales.

13 de Mayo de 2014

Ya existen aparatos de este tipo en los diez polideportivos de la villa. Los responsables de los clubes han recibido cursos de formación para conocer su funcionamiento.

Imagen principal noticia

Bilbao - El pasado mes de marzo, un hombre de 68 años sufrió varios infartos cuando nadaba en la piscina municipal de Artxanda. La rápida intervención de los dos socorristas, junto a la utilización de un desfibrilador, permitió que salvara la vida y que ahora se recupere sin secuelas. Solo en Estados Unidos, al menos 250.000 personas mueren cada año por un paro cardíaco; aproximadamente 10.000 de ellas podrían haber salvado su vida de haber recibido un tratamiento inmediato con un desfibrilador. Son útiles en algunos casos; en otros, lamentablemente, no se puede hacer más. Pero una sola vida salvada bien merece su adquisición. Bilbao Kirolak va a ampliar la red de desfibriladores en sus instalaciones deportivas, instalando en los siete campos de fútbol municipales de la capital vizcaina uno de estos pequeños aparatos. Los diez polideportivos ya disponen de estos desfibriladores semiautomáticos, cuyo uso es muy sencillo y que ya ha sido utilizado, con éxito, en más de una ocasión. "Junto a un buen equipo humano, es importante tener un buen material de trabajo, porque eso salva vidas", destaca el concejal de Juventud, Euskera y Deportes, Sabin Anuzita. Dicen los expertos que, si se aplica en los tres minutos siguientes a un paro cardiaco, la víctima cuenta con muchas opciones de salvar la vida. Y, siendo semiautomático, su funcionamiento es tan sencillo que dicen que hasta un niño de cinco años podría utilizarlo. Desde 2005, en la CAV, la legislación permite al personal no sanitario utilizar este tipo de desfibriladores. En Bilbao se empezaron a instalar, en los diez polideportivos municipales, a partir del año 2007. Supusieron todo un avance respecto a los desfibriladores anteriores, que funcionaban de forma manual y que requerían, para su uso adecuado, unos conocimientos médicos específicos, además de que no estaban permitidos para todo el mundo. Todo cambió con esa nueva generación de desfibriladores: el propio aparato indica al usuario dónde colocar los electrodos, chequea el estado de la víctima y solo permite la descarga si realmente es necesaria. "En caso de que alguien no esté fibrilando, por mucho que le des al botón para descargar la máquina no lo va a hacer", explican desde Bilbao Kirolak. Vitales en el primer momento Las instalaciones de Miribilla y Atxuri también contaron, en su inauguración, con aparatos de este tipo entre su equipamiento. Aunque no era obligatorio, desde Bilbao Kirolak se vio la conveniencia de adquirir estas máquinas que, en caso de parada cardiaca, resultan vitales en esos primeros momentos. "Solo con una vida que se pueda salvar te demuestra que merece la pena tener un desfibrilador en cada instalación deportiva; la inversión es mínima para lo que se puede lograr con ellos. Y no solo de cara a los usuarios de los polideportivos: puede pasar una persona cerca y sufrir una parada cardiaca", añade Sabin Anuzita. Ahora se ha decidido dar un paso más e instalar también desfibriladores en los sietes campos de fútbol municipales que existen en la capital vizcaina: Artxanda, Ibarsusi (en Txurdinaga), Etxezuri (Deusto), Iparralde (Basurto), La Roseta (Rekalde), Aitxarte (La Peña) y Mallona (Begoña). Aunque se trata de instalaciones municipales, son los clubes de fútbol los que las utilizan. Al tratarse de categorías inferiores, tampoco en ellos es obligatorio la instalación de desfibriladores, que sí requieren los campos a partir de Tercera. "El Santutxu, por ejemplo, está obligado y se lo proporciona la Federación", explican. De esta forma, todas las instalaciones de Bilbao Kirolak contarán ya con este tipo de aparatos. En los polideportivos, los aparatos se encuentran en los botiquines de los socorristas que atienden la instalación pero, en el caso de los campos de fútbol, se colocarán en los botiquines-salas de masaje o vestuarios de los árbitros, "porque es un lugar menos accesible para los chavales". Las vitrinas ya están colocadas y ya solo queda que lleguen los aparatos. El mantenimiento que precisan es mínimo: si no han sido utilizados, hay que cambiar las baterías y los parches cada dos años. Eso sí, también hay que reemplazarlos después de cada uso, ya que las baterías no son recargables. Aunque ya no es necesario realizar un curso de formación para poder utilizar estos aparatos, Bilbao Kirolak organizó el pasado miércoles una charla informativa a la que acudieron los responsables de los clubes de fútbol que hacen uso de los campos. Allí, conocieron de primera mano los detalles de estos aparatos y algunas nociones básicas sobre cómo actuar en caso de una posible parada cardiaca y cómo utilizar los desfibriladores, con unas mínimas nociones de prácticas


Sin Comentarios


Iniciar sesion

Leer también
10 de Mayo de 2016I CAMPUS URKO VERA (SOLIDARIO)
26 de Abril de 2016TEMPORADA 2016/2017
05 de Abril de 2016FALLECIMIENTO D. COSTANCIO MARTIN BUESO
29 de Diciembre de 2015AINIZE, ¡TODOS QUEREMOS SONREIR COMO TU!

Volver Noticiero

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra política de cookies. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir su utilización, aunque debera tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades en la navegación. Si continúas navegando, aceptas su uso.

AceptarCambiar configuración